Conmemorando el Día Internacional de la Libertad de Prensa

DECLARACIÓN DEL SECRETARIO JOHN KERRY

El 3 de mayo, honramos a los periodistas que defienden los ideales democráticos a través de su compromiso de descubrir y decir la verdad. De este modo, rendimos homenaje al periodismo, una profesión esencial para el buen gobierno y el funcionamiento de la democracia. Es críticamente importante en este momento reconocer las contribuciones de los periodistas. Como el Comité de Protección de Periodistas informó recientemente, este es el “período más letal y peligroso para los periodistas en la historia reciente”. Desde los extremistas violentos y bandas criminales que secuestran y matan a los periodistas a los gobiernos autoritarios que los persiguen, la libertad de prensa está bajo ataque.

La razón más común por la que los periodistas son víctimas, por supuesto, es limitar y controlar el libre flujo de información e ideas. La censura fortalece a los dictadores y tiranos; les permite enmascarar la verdad, para propagar falsas narrativas en nombre de sus intereses personales. Eso es lo que está ocurriendo en lugares como Siria, donde los que están en el poder, y extremistas, no quieren nada que se interponga en el camino de sus capacidades para distorsionar la verdad.

Pero los periodistas no solo son objeto de ataques en zonas de guerra. En París, periodistas y caricaturistas fueron asesinados por ejercer su derecho a la libertad expresión. En China, los periodistas siguen siendo víctimas de la vigilancia, la censura y la detención. En Rusia, el gobierno ha ampliado su control sobre los medios de comunicación y procesado a bloggers por no ajustarse a su definición cada vez más estricta de “puntos de vista legítimos.”

En el Departamento de Estado, hemos lanzado la Campaña de Libre Prensa, destacando periodistas que permanecen injustamente encarcelados. La lista incluye a Gao Yu, un periodista chino de 71 años de edad, quien fue condenado a siete años por presuntamente filtrar secretos del Estado a medios de comunicación extranjeros; Mazen Darwish, quien permanece encarcelado por el régimen de Asad por tratar de exponer atrocidades brutales del régimen; Ta Phong Tan, quien cumple una condena de 10 años en Vietnam por desenmascarar la corrupción gubernamental; y Reeyot Alemu, que fue encarcelado en Etiopía por escribir un artículo crítico de su gobierno.

Los Estados Unidos pide la liberación inmediata de estas personas y de todos los periodistas encarcelados por hacer su trabajo. Continuaremos hablando en defensa cuando los periodistas son injustamente arrestados y detenidos; seguiremos planteando estas cuestiones con funcionarios del extranjero en todos los niveles; y vamos a seguir promoviendo la seguridad física y digital de los periodistas. La libertad de expresión es uno de los valores fundamentales de nuestro país y uno que vamos a seguir defendiendo tanto en casa como en el extranjero.