Día Internacional de la Mujer

Declaración a la Prensa
John Kerry
Secretario de Estado de EE.UU.
Washington, DC
En el Día Internacional de la Mujer, celebramos a las mujeres de todo el mundo, las del pasado, las del presente y las del futuro, y reconocemos sus muchas contribuciones, así como también reflexionamos sobre lo que aún queda por hacer para apoderar a más de la mitad de la población femenina mundial.

Recordamos los extraordinarios logros de las mujeres a lo largo de la historia, y aplaudimos las mujeres de hoy en día que conducen, inspiran, y trabajan para mejorar a sus comunidades, buscar soluciones a los conflictos, curan las enfermedades, y construyen sociedades pacíficas y prósperas. Nos comprometemos a que la igualdad de oportunidades para el éxito de las jóvenes no se vea limitado por su género.

Mis hijas y nietas me demuestran constantemente que el género no define potencial. Y como Secretario de Estado, he visto de primera mano cómo los prejuicios de género y la discriminación sólo retrasan el desarrollo de los países. Los Estados Unidos mantiene su compromiso de empoderar a las mujeres y las niñas y logrando la igualdad de género en el mundo. Hacemos esto porque ninguna economía prosperará totalmente si la mitad de su población está excluida de participar. Ningún gobierno cumplirá con las necesidades de su pueblo si no incorpora a todos. Y ningún gran desafío que se enfrente en el mundo hoy en día se resolverá si no se aprovecha todo el potencial del talento de la sociedad.

Desde el 2007, el Departamento de Estado ha honrado anualmente a líderes extraordinarias de todo el mundo con nuestro “Premio Internacional Mujeres de Coraje”. A través de este premio, hemos reconocido a mujeres que han contribuido con la paz, la prosperidad y el progreso, a menudo encarando una increíble adversidad. Espero celebrar el 29 de marzo con las ganadoras de este año.

Desde los derechos humanos hasta la seguridad ciudadana, las mujeres han hecho de nuestro mundo un lugar mejor. Al honrar su valor este mes, renovamos nuestro compromiso con las mujeres y niñas de todo el mundo, en los marcos internacionales de referencia como la Declaración de Beijing y la Plataforma de Acción, y para la centralidad de la igualdad de género en los objetivos de desarrollo sostenible.

En diciembre pasado, visité una organización en Atenas –capital de Grecia – llamada Melissa Network o Red de Melissa, donde los voluntarios ayudan a mujeres inmigrantes y refugiadas a integrarse a la sociedad griega o ayudarles a trasladarse a otro país. Pasé algún tiempo con estos voluntarios,  todas mujeres, las cuales preparaban suministros para las refugiadas e inmigrantes. Ellas están en la primera línea de la migración europea y la crisis de los refugiados, ayudando a otras mujeres a encontrar un mejor lugar y un mejor futuro. Eso es algo que todos podemos hacer, deberíamos, y debemos hacerlo, y no hay mejor día que el Día Internacional de la Mujer para volver a comprometernos con esta causa.

En el Día Internacional de la Mujer, celebramos a las mujeres de todo el mundo, las del pasado, las del presente y las del futuro, y reconocemos sus muchas contribuciones, así como también reflexionamos sobre lo que aún queda por hacer para apoderar a más de la mitad de la población femenina mundial.

Recordamos los extraordinarios logros de las mujeres a lo largo de la historia, y aplaudimos las mujeres de hoy en día que conducen, inspiran, y trabajan para mejorar a sus comunidades, buscar soluciones a los conflictos, curan las enfermedades, y construyen sociedades pacíficas y prósperas. Nos comprometemos a que la igualdad de oportunidades para el éxito de las jóvenes no se vea limitado por su género.

Mis hijas y nietas me demuestran constantemente que el género no define potencial. Y como Secretario de Estado, he visto de primera mano cómo los prejuicios de género y la discriminación sólo retrasan el desarrollo de los países. Los Estados Unidos mantiene su compromiso de empoderar a las mujeres y las niñas y logrando la igualdad de género en el mundo. Hacemos esto porque ninguna economía prosperará totalmente si la mitad de su población está excluida de participar. Ningún gobierno cumplirá con las necesidades de su pueblo si no incorpora a todos. Y ningún gran desafío que se enfrente en el mundo hoy en día se resolverá si no se aprovecha todo el potencial del talento de la sociedad.

Desde el 2007, el Departamento de Estado ha honrado anualmente a líderes extraordinarias de todo el mundo con nuestro “Premio Internacional Mujeres de Coraje”. A través de este premio, hemos reconocido a mujeres que han contribuido con la paz, la prosperidad y el progreso, a menudo encarando una increíble adversidad. Espero celebrar el 29 de marzo con las ganadoras de este año.

Desde los derechos humanos hasta la seguridad ciudadana, las mujeres han hecho de nuestro mundo un lugar mejor. Al honrar su valor este mes, renovamos nuestro compromiso con las mujeres y niñas de todo el mundo, en los marcos internacionales de referencia como la Declaración de Beijing y la Plataforma de Acción, y para la centralidad de la igualdad de género en los objetivos de desarrollo sostenible.

En diciembre pasado, visité una organización en Atenas –capital de Grecia – llamada Melissa Network o Red de Melissa, donde los voluntarios ayudan a mujeres inmigrantes y refugiadas a integrarse a la sociedad griega o ayudarles a trasladarse a otro país. Pasé algún tiempo con estos voluntarios,  todas mujeres, las cuales preparaban suministros para las refugiadas e inmigrantes. Ellas están en la primera línea de la migración europea y la crisis de los refugiados, ayudando a otras mujeres a encontrar un mejor lugar y un mejor futuro. Eso es algo que todos podemos hacer, deberíamos, y debemos hacerlo, y no hay mejor día que el Día Internacional de la Mujer para volver a comprometernos con esta causa.